Noticias

Uno de los cofundadores de la iglesia en Nepal habla de cómo alcanzar a sus hermanos en la fe

Share |
Uno de los cofundadores de la iglesia en Nepal habla de cómo alcanzar a sus hermanos en la fe

Bhaju Ram Shrestha fue uno de los fundadores de la Iglesia Adventista de Nepal. Shrestha ha traducido varias ediciones de la Guía de Estudio de la Biblia al nepalí, pero solo alrededor del diez por ciento de los nepalíes saben leer y escribir.

Escribir para una membresía en su mayoría analfabetos, lavado de 'intocables' pies

May 28, 2008 | Silver Spring, Maryland, United States | Ansel Oliver/ANN

Bhaju Ram Shrestha fue expulsado de su hogar hace casi cuarenta años por hacerse protestante en un país de mayoría hindú. A pesar de sufrir por su fe, este hombre de 57 años ha dedicado su vida a la iglesia en Nepal, su país natal.


Shrestha creó la primera traducción conocida de la Guía de Estudio de la Biblia para Adultos en nepalés, un idioma hablado por los casi treinta millones de habitantes de esta nación del sur asiático. El país, dice, se encuentra atravesando luchas políticas o “SIDA”, su acrónimo para referirse al “Síndrome de Interrelaciones Deficientes Adquiridas”.


Esta semana, en que se aguarda que la nueva asamblea del gobierno llegue a abolir la monarquía del país, Shrestha se comunicó con ANN por correo electrónico desde su hogar en Katmandú, la capital del país.


El inteligente y humilde docente asistente y bibliotecario es cofundador de la primera iglesia adventista nepalesa y de la filial local de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales. El diálogo que sigue a continuación ha sido editado para hacerlo más claro.


ANN: En Nepal hay unos 5.400 feligreses. ¿Cuán bien conocen al cristianismo y a la Iglesia Adventista?


Bhaju Ram Shrestha: En algunas regiones las personas son educadas en la doctrina, pero en otras solo pueden decir “Jesús”. Queremos que los creyentes sepan qué creencias tenemos. Vemos que algunos de alejan de la iglesia principal solo porque no saben en qué creen.


ANN: La guía de estudio de la Biblia está disponible en el mundo en 120 idiomas y dialectos. ¿Qué lo motivó a tomarse el trabajo de traducirla al nepalés?


Shrestha: Comencé a hacerlo solo para mi congregación, y luego fue evolucionando. En el presente, algunas lecciones son enviadas también a Bután. Me siento llamado a proyectar la imagen de Jesús y de la iglesia de la mejor manera posible. Respecto de la motivación para traducir, después de que mi esposa falleció, solía pasar un par de horas despierto antes de comenzar el día. Al no tenerla sentía que estaba desperdiciando horas preciosas sin hacer nada. Comencé a orar y entonces sentí la impresión de que el Señor quería que utilizara esos momentos para traducir la lección. De manera que, en cierto sentido, puedo decir que Dios convirtió mi tragedia y la utilizó para su estrategia.


ANN: Usted traduce una lengua escrita en un país que tiene una tasa de alfabetización que es menor al cincuenta por ciento. ¿Cómo se enseñan las doctrinas en ese marco?


Shrestha: Admito que acaso el noventa por ciento [de nuestros miembros] no sabe leer ni escribir, y sin embargo son el grupo básico de creyentes. Cuando les predico, son los mejores oyentes que puedo tener. Muchas veces me agradecen por las palabras preciosas que les presenté de la Biblia.


ANN: Unos meses atrás usted indicó que la situación política podía volverse tan mala como en Kenia. ¿Cuál es la situación actual?


Shrestha: La situación política de Nepal es otra cosa completamente distinta. Qué coincidencia que ustedes publiquen esta entrevista en un momento cuando Nepal está siendo declarada una república. Ayer, estaba en medio de una multitud cuando explotó una bomba. La oí pero no me afectó, salvo que mi corazón comenzó a latir con más rapidez. Entonces ingresé al complejo y saqué una foto de otra bomba que estaba siendo desactivada antes de explotar. Nadie sabe lo que va a pasar. Unas noches atrás, fui golpeado por un par de jóvenes. Hasta el momento, sin embargo, la situación no ha afectado a la iglesia. A pesar de todo, nuestras vidas siguen siendo normales. Estamos orando por este país y por sus líderes, y seguimos trabajando en las tareas asignadas por Dios.


ANN: Usted se ha referido a esta región del mundo como un “mundo infectado por las clases y las castas sociales”. ¿Qué puede ofrecer el cristianismo en una sociedad semejante?


Shrestha: El cristianismo los hace iguales. En Nepal, existen clases de obreros que son consideradas “intocables”. Nadie que pertenezca a una casta superior se acercaría a ellos sin sentirse impuro. Pero cuando nos acercamos a ellos y les lavamos los pies, sienten la seguridad de que son hijos e hijas de Dios.


ANN: Usted ha dicho que algunas personas de otras denominaciones religiosas discriminan a los adventistas de Nepal. ¿Qué necesita saber un nuevo miembro de iglesia en este país?


Shrestha: Cuando acepté a Cristo hace casi cuarenta años, había unos 1.000 cristianos o algo así en todo Nepal. Ahora hay cerca de un millón. Aun así, una vez que una persona se vuelve cristiana, muchas veces es condenado al ostracismo (yo mismo pasé por ello). Esa persona necesita alguien y algo que lo ayude a seguir adelante, alguien en quien apoyarse y que lo haga sentir parte de la familia divina.

Regrese a la lista