Noticias

Reintroducción de ley perjudica el estatus de algunas iglesias

Share |
Reintroducción de ley perjudica el estatus de algunas iglesias

John Graz, director de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial, supervisa el estatus del registro de iglesias en Hungría desde la sede central de la denominación. Los líderes de la iglesia en Europa informan que es probable que la Iglesia Adventista recupere su estatus oficial hacia el fin de febrero. [fotografía: Ansel Oliver]

Reaplicación Iglesia Adventista para el reconocimiento oficial está pendiente; No hay diferencia de esperar, los defensores de la libertad religiosa dicen

January 09, 2012 | Silver Spring, Maryland, United States | Elizabeth Lechleitner/ANN

La saga en busca de garantizar el estatus oficial de la iglesia en Hungría continúa, a pesar de lo que los defensores de la libertad religiosa habían denominado noticias alentadoras a fines del año pasado, después de que la Corte Constitucional derogara la controvertida “Ley de Iglesias” de Hungría.

Antes de ese fallo, más de trescientas denominaciones religiosas minoritarias -- entre ellas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día -- estaban en peligro de perder su estatus legal en Hungría a partir del 1 de enero pasado, después de lo cual deberían pasar por un proceso de nueva solicitud de reconocimiento.

Una vez comenzado el año, esas iglesias están enfrentando una situación similar.

La Corte Constitucional de Hungría anuló la “Ley de Iglesias” sobre motivos puramente técnicos, pero el 30 de diciembre, la mayoría del partido conservador del país reintrodujo y sancionó “fácilmente” la que es en esencia la misma ley, con vigencia a partir del 1 de enero, dijo Dwayne Leslie, el representante legislativo de la Iglesia Adventista mundial en Washington D.C.

El Parlamento de Hungría afirma que la ley es necesaria para erradicar empresas o individuos que simulan ser iglesias solo para hacer uso de los derechos y privilegios que incluye ese estatus. Asimismo, el gobierno de mayoría sostiene que la ley no infringe la libertad religiosa. No “prohíbe” congregarse según las creencias de cada uno, escribió Zoltan Kovacs, ministro de estado para comunicación gubernamental del país, en un artículo de opinión reciente publicado por el periódico Wall Street Journal.

Kovacs dijo que la ley no hace más que delinear el proceso que pueden seguir las iglesias para obtener el reconocimiento oficial “si dan muestras de contar el suficiente apoyo popular”. Una de las condiciones implica que la iglesia pruebe que cuenta con una historia de décadas en el país y que supere los mil miembros.

El gobierno de Hungría está “llevando a cabo esfuerzos para explicar a la comunidad internacional que esto no es una cuestión de derechos humanos”, dijo Ganoune Diop, el representante de la Iglesia Adventista mundial ante las Naciones Unidas.

“La situación en Hungría es sumamente compleja, y hay varias cuestiones en juego que van desde los aspectos económicos a los judiciales y legislativos y, relacionados con todos ellos, los religiosos. El gobierno ve la pérdida del registro eclesiástico como una respuesta parcial a los tremendos desafíos que está enfrentando el país”, dijo Diop.

Algunos expertos han predicho que en el futuro se producirá un retroceso aún mayor en Hungría, añadió.

“Tenemos que expresar en voz audible nuestra preocupación sobre la pérdida del registro eclesiástico, pero cualquier cosa que digamos sobre la situación en ese país tiene que conservar la prudencia y ser sensible al contexto y la soberanía de la nación”, dijo Diop.

Muchos integrantes de la comunidad internacional de libertad religiosa sostienen que más allá de las luchas internas del país, la ley presenta desafíos excesivos a las organizaciones religiosas legítimas.

“Ahora no solo tenemos una norma objetiva de lo que constituye una iglesia, sino que también necesitamos dos terceras partes de los votos del Parlamento para volver a ser una religión oficial, y eso me parece problemático”, afirmó Leslie.

En la actualidad, 82 de unas 300 religiones minoritarias que perdieron el registro han solicitado recuperar el estatus oficial, entre ellas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Los Miembros del Parlamento han indicado que llegarán a una decisión para fines de febrero. Los líderes de la Iglesia Adventista en Hungría informan que “las comunicaciones con el gobierno” indican que la Iglesia Adventista recuperará su estatus como iglesia.

“Una mejora positiva de la nueva ley es que no prohíbe que las denominaciones usen el término iglesia, aun si no son aceptadas por el Parlamento”, dijo Ócsai Tamás, presidente de la Unión Asociación de Hungría de la Iglesia Adventista. Las iglesias que no reciban el reconocimiento oficial recibirán el estatus de “asociación religiosa”, dijo.

“Esperamos que algunas iglesias, incluyendo la Iglesia Adventista, tengan una respuesta positiva el mes próximo”, dijo John Graz, director de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial.
“Animamos a que todos los creyentes oren por la libertad religiosa en Hungría, para que nuestra iglesia y otras puedan continuar operando por el bien de la nación, así como lo han hecho en el pasado”, dijo Graz.

Regrese a la lista