Noticias

Después de alcanzar el sostén propio, la iglesia de Singapur busca más ministros

Share |
Después de alcanzar el sostén propio, la iglesia de Singapur busca más ministros

Singapore Conference President Johnny Kan, right, goes over last-minute details with participants of the upcoming worship service, Saturday, June 2, at the Jurong Adventist Church. [photos by Ansel Oliver]

El país aún cuenta con unos pocos ministros adventistas

June 08, 2012 | Singapore | Ansel Oliver/ANN

Chuen Rong está pensando en ser pastor; por ello, el mes pasado, para saber más sobre el tema, el jovencito de 19 años se reunió con la mayoría de los ministros de tiempo completo en el país.

Aquí en Singapur, eso significa cinco pastores.

Esta diminuta nación del sudeste asiático cuenta con nueve ministros de tiempo completo para atender a unos 2.800 miembros. Chuen es uno de los pocos candidatos que la iglesia espera patrocinar con la esperanza de que procuren una carrera ministerial.

Para la iglesia de Singapur, ha sido un problema histórico tener los suficientes candidatos para los puestos disponibles. El año pasado, la denominación se convirtió en una entidad de sostén propio, y los líderes dicen que la transición podría haberse producido antes de contar con más empleados.

Para pasar de “misión” a una “asociación” de sostén propio, una unidad eclesiástica debe demostrar estabilidad en dos áreas: liderazgo y finanzas. Este último punto no es un gran problema en esta moderna ciudad estado en el extremo meridional de la Península Malaya, donde el ingreso per cápita promedio es de casi 60.000 dólares (el tercero más elevado del mundo), según el Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, la transición se retrasó por la falta de empleados; recién hace dos años los líderes recibieron el visto bueno de la denominación para solicitar el estatus de sostén propio al gobierno de Singapur. Los líderes esperan que el patrocinio de nuevos candidatos ministeriales haga que este tema quede en el pasado para siempre.

“Necesitamos trabajar mucho para conseguir más jóvenes”, dijo Johnny Kan, presidente de la asociación.

El desafío es hallar candidatos que hablen con fluidez inglés y el chino mandarín, el idioma que hablan muchos de los miembros de más edad. De los 5,3 millones de habitantes del país, unas tres cuartas parte tienen ascendencia china.

Chuen dijo que está bastante seguro de que seguirá la carrera ministerial. Pronto ingresará a cumplir los dos años de servicio nacional obligatorio (conocido como conscripción), antes de dirigirse probablemente a la Universidad Internacional de Asia Pacífico en Tailandia para estudiar teología.

“Siento que Dios me está guiando”, dijo Chuen. “Pero hay que estar comprometido. Es un llamado para toda la vida, por lo que quiero tomar una buena decisión y, por supuesto, con mucha oración”.

Otro candidato es James Tham, un consultor de gerencia en Australia que ahora estudia en el Seminario Teológico Adventista de Estados Unidos. El joven de 31 años espera regresar a Singapur, su país natal, para trabajar como ministro con énfasis en la participación de los laicos.

Kan dijo que se consiguen más candidatos cuando los pastores actuales capacitan y preparan a otros candidatos. “Tiene que haber una relación muy personal”, dijo.

No es una norma que solo predica a los pastores locales, sino que es algo que él mismo pone en práctica, al igual que el resto del personal de la asociación. En Singapur, los líderes y directores de departamento del territorio también colaboran como pastores de iglesia, algo que Kan desea que fuera el caso en más partes del mundo.

“No pierden contacto con lo que significa ser un pastor de iglesia”, dijo Kan.

La historia del comienzo de la Iglesia Adventista en Singapur no está clara. El mensaje adventista llegó alrededor de 1890, probablemente gracias a Abram La Rue, primer misionero adventista en Asia, según la Enciclopedia Adventista.

Hoy día es el único territorio de sostén propio dentro de la Unión Misión del Sudeste Asiático, que abarca a siete países. Singapur, de tan solo 710 kilómetros cuadrados, posee una de las economías más prósperas y es un importante centro del comercio global. Las iglesias adventistas atraen a muchas visitas del extranjero y, en ocasiones, a un empleado de alguno de los barcos de carga estacionados en el puerto.

Kan dijo que no es fácil evangelizar en medio de una sociedad opulenta que es 40 por ciento budista, 15 por ciento musulmana y 15 por ciento cristiana. La iglesia administra un hogar de ancianos, un centro de rehabilitación para pacientes que sufrieron ACV, dos instituciones educativas, además de una estación de radio que transmite en cuatro idiomas.

Aunque Singapur posee uno de los ambientes más propicios para los negocios, tiene reglamentos estrictos en otros ámbitos, como por ejemplo arrojar basura, los medios de movilidad y la libertad de expresión. Está prohibido consumir goma de mascar; si la persona es descubierta con un envase de goma de mascar tiene que pagar una multa de cientos de dólares. Para contener el tráfico, el gobierno grava con un impuesto de casi 71.000 dólares el privilegio de tener un vehículo. Y no se tolera difamar a otras religiones, algo que, dice Kan, no le preocupa.

“En realidad, esto último es bueno para nuestros pastores, porque les exige que prediquen sobre las razones por las que una persona debería hacerse adventista”, dijo Kan.

Los líderes siguen hallando razones por las cuales los jóvenes adventistas deberían prepararse para el ministerio. De vez en cuando, los líderes hallan oportunidades de motivar a los candidatos. El ex presidente de la misión Danson Ng dijo cierta vez en una sesión de la junta directiva que Christian Choo estaba considerando ser pastor, poniéndole así presión pública en ese sentido.

Choo, un consejero de 28 años, dijo que no le importó demasiado. El joven obtuvo su título de psicología con la esperanza de que algún día pudiera llegar a ser ministro.

El sábado, en la iglesia adventista de Jurong, a Choo se le ocurrió pensar que su conversación con ANN haría que esas expectativas crecieran aún más.

“Qué bueno; ahora sí que todo el mundo va a saber que estoy pensando en ser pastor”, bromeó.

Regrese a la lista