Noticias

Jueza australiana falla que un dingo se llevó una beba en 1980

Share |
Jueza australiana falla que un dingo se llevó una beba en 1980

En esta fotografía de archivo del 2 de febrero de 1982, Michael (izquierda) y Lindy Chamberlain salen del juzgado de Alice Springs (Australia). Una jueza de instrucción falló este 12 de junio de 2012 que un dingo se llevó la beba de los Chamberlain que desapareció en el desierto australiano hace más de 32 años en un famoso caso que dividió a la nación, debido a las sospechas de la beba había sido asesinada. [fotografía de Associated Press]

Sentencia trae alivio a los chambelanes, los adventistas, una vez acusado de asesinato

June 12, 2012 | Silver Spring, Maryland, United States | Ansel Oliver/ANN

El veredicto de hoy en relación con una investigación de 1980 sobre la desaparición de la beba de un matrimonio adventista de Australia podría marcar el capítulo final de una saga legal que por años atormentó a la familia, dividió a la nación y manchó la imagen de la denominación religiosa en el país.

Una jueza de instrucción de la ciudad de Darwin (Territorio Norte), falló que Azaria Chamberlain, la beba de nueve semanas de Michael Chamberlain y Lindy Chamberlain-Creighton, fue llevada por un dingo de un campamento cerca de Ayers Rock, que ahora se conoce como Uluru, su nombre aborigen.

La desaparición de la beba significó una pesadilla viviente para la familia, que soportó años de provocaciones de haber asesinado a su hija. Algunos acusaron a la Iglesia Adventista, por entonces poco conocida, de fomentar esos actos. Chamberlain-Creighton fue sentenciada por homicidio, y pasó tres años en la cárcel antes de que nuevas pruebas revirtieron la sentencia.

El incidente llegó a ser reconocido internacionalmente gracias a la película de 1988 titulada “Un grito en la oscuridad”, con Meryl Streep como protagonista.

El fallo de hoy, dado por la Jueza de Instrucción Elizabeth Morris del Juzgado de Darwin, es la cuarta investigación sobre el caso. Según ABC News de Australia, ella destacó que se habían informado de ataques de dingos sobre otros niños en los meses que precedieron al incidente, y que se había hallado una guarida de dingos en la zona. Entonces presentó un certificado de defunción enmendado.

Horas después, Chamberlain-Creighton se dirigió a los medios fuera del juzgado, diciendo: “Por supuesto, estamos aliviados y complacidos de haber llegado al fin de esta saga […]. Australia ya no podrá decir que los dingos no son peligrosos y que solo atacan si se los provoca. Vivimos en un país hermoso, pero es peligroso, y pedimos que todos los australianos sean conscientes de ello y tomen las precauciones apropiadas; no esperen que otros lo hagan por ustedes”.
Azaria hubiera cumplido 32 años en el día de ayer, dijo su madre. Los Chamberlain se divorciaron en 1991 y ambos se han vuelto a casar.

Michael Chamberlain también se dirigió a los medios, diciendo: “Hoy, escuché que la Jueza Morris habló por los muertos en beneficio de los vivos. Esta batalla en busca de la verdad legal sobre lo causó la muerte de Azaria ha llevado demasiado tiempo. Sin embargo, estoy aquí para decirles que la justicia es posible, aun cuando piensen que todo está perdido. Pero deben tener la verdad de su lado. No puedo enfatizar lo suficiente cuán sagrada es la vida humana, y tiene que ser protegida a cualquier precio. Y no puedo enfatizar lo suficiente cuán importante es perseguir una causa justa aun cuando parezca ser una misión imposible. Si saben que están en lo correcto, jamás se rindan hasta que lo consigan, y más cuando la cuestión podría afectar la vida y el sustento de otros”.

La División del Pacífico Sur de la Iglesia Adventista, con sede en Wahroonga, cerca de Sídney, dio a conocer una declaración celebrando el hallazgo, y denominando al calvario de décadas como “una de las injusticias más atroces del sistema judicial australiano en la era moderna”.

“Esperamos y oramos que el hallazgo de hoy sea un paso más en el proceso de curación de los Chamberlain y de nuestra nación”, expresó la declaración. “Esperamos que la experiencia de los Chamberlain nos inspire a todos a actuar con justicia y a defender a los que son maltratados”.

Los directivos de la iglesia también agradecieron al abogado Stuart Tipple y a otros profesionales legales que trabajaron para los Chamberlain, así como a los millones de australianos que se opusieron a la injusticia pública contra la familia.

“La capacidad de nuestro sistema legal de reconocer y corregir errores es una de las características que hacen de Australia una gran nación. El hallazgo de hoy es una señal de la fortaleza y la integridad de nuestra nación”, expresó la declaración.

Chamberlain-Creighton está escribiendo un libro para niños sobre el dolor y el perdón, según su sitio web, y continúa dando seminarios y charlas sobre el estrés, la angustia y los medios.

Michael Chamberlain, docente ahora jubilado, obtuvo un doctorado en educación de la Universidad de Newscastle en 2002. Está escribiendo sus experiencias para un libro de próxima aparición.

Regrese a la lista