Noticias

Guatemala: la iglesia se asocia a una organización suiza y ofrece talleres laborales

Share |
Guatemala: la iglesia se asocia a una organización suiza y ofrece talleres laborales

Los estudiantes del programa de capacitación “Viva mejor” cosieron sus primeras prendas el mes pasado en un taller en la sede central de la Iglesia Adventista en Ciudad de Guatemala. El programa es patrocinado por la iglesia y una organización de beneficencia suiza. [fotografía: Gustavo Menendez]

Las tareas de costura son ideales para las estudiantes que tienen que sostener una familia

June 28, 2012 | Guatemala City, Guatemala | Guatemala Union/IAD staff/ANN staff

Decenas de estudiantes de bajos recursos de Ciudad de Guatemala están adquiriendo habilidades que les permitirán iniciar sus propios talleres de costura, gracias a la asociación de la Iglesia Adventista con la fundación suiza Advent Stiftung.

Los estudiantes están recibiendo capacitación y certificación del Instituto de Capacitación Técnica de Guatemala mediante un proyecto denominado “Viva mejor”. Se espera que la costura y confección de prendas contribuyan para que los estudiantes —la mayoría de ellas mujeres— mantengan a sus familias, dijo el coordinador Gustavo Menéndez.

“La Iglesia Adventista y la Fundación Advent Stiftung creen que no hay nada más digno que ganarse la vida en una tarea honesta”, dijo Menéndez, que también es el director de comunicaciones de la iglesia en el país.

En los últimos tres años, el proyecto “Viva mejor” ya ha invertido más de setenta mil dólares en cientos de familias de Guatemala. Los treinta estudiantes que participan actualmente del programa de confección son los primeros en beneficiarse de “Viva mejor”, dijo Menéndez.

“Los estudiantes no solo reciben una máquina de coser, sino que aprenden a coser en forma profesional y convertirlo en un emprendimiento para mejorar vidas”, dijo Menéndez el mes pasado ante los empresarios en ciernes en el lanzamiento del proyecto.

“Me siento tan entusiasmado y agradecido por este proyecto, porque me da la oportunidad de trabajar en mi propia casa”, dijo Mariela Ramírez. La joven de 25 años mantiene a su madre y a su hermano discapacitado. Tres veces a la semana, Ramírez viaja 120 kilómetros en total para asistir al taller.

“El sacrificio que hacemos se ve compensado por todo lo que aprendemos para ganarnos la vida y vivir mejor”, dijo Ramírez.

Para recibir una máquina de coser, Ramírez y los demás beneficiarios del proyecto deben completar 188 horas de capacitación antes de recibir la certificación en agosto próximo.

En los próximos meses, se espera que la iglesia y Advent Stifung se asocien para llevar a cabo proyectos similares de soldadura, cocina, peluquería, entre otros.

La Fundación Advent Stifung es una organización no religiosa que ha implementado proyectos sociales junto con la Iglesia Adventista durante treinta años en América Central y del Sur.

Regrese a la lista