Noticias

En Togo, pastor de Cabo Verde en prisión por cargos de dudoso origen

Share |
En Togo, pastor de Cabo Verde en prisión por cargos de dudoso origen

Antonio dos Anjos Monteiro, en una fotografía de archivo, está alojado en una prisión en Togo en lo que los expertos legales y de derechos humanos adventistas afirman son cargos sin sustento. [fotografías por cortesía de la WAD]

Abogados y defensores adventistas de los derechos humanos se comprometen a agilizar su liberación y exoneración

September 27, 2012 | Silver Spring, Maryland, United States | Elizabeth Lechleitner/ANN

Abogados y defensores adventistas de los derechos humanos están solicitando la liberación inmediata de un pastor adventista encarcelado en Togo en lo que afirman son cargos espurios.

Antonio dos Anjos Monteiro fue detenido en marzo por conspiración para cometer homicidio, después de que un togolés lo implicó a él y a otros dos cristianos (uno de ellos adventista) como conspiradores en una supuesta red de tráfico de sangre.

El acusador ya había confesado el asesinato de unas veinte jóvenes, y dijo trabajar para una banda criminal que se dedicaba a traficar sangre humana. El pastor conoce al hombre, dado que en el pasado se había puesto en contacto con él como parte de su tarea ministerial.

Monteiro, que es oriundo de Cabo Verde, ha sido director de Escuela Sabática y Ministerios Personales de la Unión Misión del Sahel, con sede en Lomé (Togo) desde 2009.

Aunque el allanamiento policial al hogar de Monteiro y a la sede central de la iglesia en la región no produjo evidencia alguna, los periódicos locales ya han publicado fotografías provocativas de contenedores de sangre junto a informes que detallan las acusaciones contra Monteiro.

“Creo que ni hace falta decir que Monteiro es inocente”, dijo asesor legal asociado de la Secretaría de Asuntos Legales en la sede central de la Iglesia Adventista. “La insinuación de que un pastor adventista podría contratar a otra persona para asesinar niñas y entonces traficar su sangre es inverosímil, descabellada y falsa”.

La presión de la gente para que se resuelva una serie de asesinatos durante el último año, sigue difiriendo su liberación y exoneración, dijo McFarland. Antes del arresto de Monteiro, grupos de derechos humanos habían acusado a la policía togolesa de no hacer lo suficiente para resolver los crímenes.

A mediados de septiembre, los líderes se reunieron con funcionarios del gobierno de Togo para agilizar el caso. El grupo incluyó a Gilbert Wari, presidente de la División de África Centro Occidental de la Iglesia Adventista, que incluye a Togo; John Graz, director de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial; McFarland; y una abogada de la Unión Misión del Sahel de la Iglesia Adventista.

“[La abogada] se muestra muy optimista, y expresó que la visita creó un fuerte impacto en el gobierno”, dijo Wari.

“Al comienzo vimos que el gobierno creyó que estaban tratando con una pequeña iglesia periférica, pero ahora, con semejante nivel de apoyo y movilización, ven que la Iglesia Adventista es una iglesia mundial”, dijo.

El principal enlace internacional de la Iglesia Adventista se encuentra ahora trabajando con el embajador de Togo para ayudar a garantizar la liberación de Monteiro.

“El embajador me dio una bienvenida cordial y prometido ponerse en contacto con funcionarios de alto nivel del gabinete del presidente para facilitar la liberación del pastor Monteiro”, dijo Ganoune Diop, el representante de la iglesia ante las Naciones Unidas. Diop, que se reunió con el embajador en julio pasado, ha solicitado ahora una reunión de seguimiento.

Graz dijo que quiere que los gobiernos sepan que un adventista inocente que enfrenta detención arbitraria no está solo.

“Tiene millones de hermanos y hermanas en el mundo que están listos para movilizarse para apoyarlo. Haremos todo lo que esté en nuestro poder para contribuir con la liberación de Monteiro, y confiamos en que se hará justicia”.

En Togo hay más de 5 300 adventistas, y cerca de 880.000 en toda la División del África Centro Occidental.

Monteiro, que en un principio estuvo en confinamiento solitario en la cárcel durante catorce días, fue transferido a la Prisión Civil de Lomé, donde se alojan tanto los detenidos que esperan un juicio como delincuentes con condena firme.

A pesar de las condiciones deplorables de la prisión, Graz dijo que Monteiro sigue “optimista y con buena salud”.

“Creemos firmemente que Monteiro es un José moderno”, dijo Wari, refiriéndose a la historia bíblica en la que se encarcela falsamente a esa figura del Antiguo Testamento. “La situación parecía desesperante, pero Dios estaba obrando, por lo que pudo glorificar su santo nombre por medio de esa crisis”.

Regrese a la lista