Noticias

Presidente de la Iglesia Adventista ofrece condolencias a víctimas del Huracán Sandy

Presidente de la Iglesia Adventista ofrece condolencias a víctimas del Huracán Sandy

La costa de Nueva Jersey es una de las zonas estadounidenses que soportó grandes inundaciones como resultado del Huracán Sandy. [fotografía: Tim Larsen/Office of New Jersey Governor Chris Christie]

Una ofrenda especial juntará fondos para las zonas más afectadas de Nueva York

November 01, 2012 | Silver Spring, Maryland, United States | ANN staff, with reporting by Nigel Coke, George Johnson, Mark A. Kellner and Libna Stevens

Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial, ofreció esta semana un mensaje de condolencias a los residentes del noreste de los Estados Unidos y del Caribe luego del paso por la región del Huracán Sandy.

“Acepten por favor nuestra simpatía y tristeza por la devastación que se ha producido, en especial en Nueva Jersey, el área metropolitana de Nueva York y el Caribe”, dijo Wilson. “Seguiremos orando por los miembros, las iglesias, las organizaciones de la iglesia y la comunidad en general que se han visto afectados por la tragedia”.

El Huracán Sandy fue la tormenta más grande en términos de superficie en azotar a los Estados Unidos en generaciones, lo que resultó en grandes inundaciones, cortes de energía eléctrica y daños a las propiedades. La así llamada “supertormenta” —una combinación entre huracán y tormenta invernal— paralizó el sistema de subterráneos de la ciudad de Nueva York e hizo que la Bolsa de Valores de Nueva York cerrara durante dos días consecutivos por cuestiones climáticas por primera vez en más de un siglo.

El saldo de muertos como resultado de Sandy se elevó a al menos 82 personas en ocho estados, aunque la mayoría de esas víctimas fatales pertenecen a la ciudad de Nueva York, según la agencia Reuters. El Puerto de Nueva York soportó una marea récord de casi cinco metros durante el huracán.

Los residentes de las zonas afectadas, entre ellos adventistas, están tratando de recuperarse de la catástrofe. Se estima que al menos 42 iglesias adventistas, con un total de unos 4 500 miembros, se encuentran en las zonas más afectadas, afirmó una comunicación de prensa del departamento de comunicaciones de la División Norteamericana. Al momento de la comunicación, solo se había contactado a ocho pastores de la zona.

Don King, presidente de la Unión Asociación del Atlántico de la Iglesia Adventista, dijo que al menos tres congregaciones de la zona se vieron muy afectadas por la tormenta. Entre las dañadas, dijo King, se encuentra la iglesia adventista Macedonia, en Wyandanch (Long Island), y la iglesia adventista Solid Rock, en la zona de Queens.

“Los bancos estaban flotando”, dijo King al referirse a la iglesia Solid Rock, donde las aguas llegaron desde el Océano Atlántico y la Playa Rockaway, a unos cuatrocientos metros de la ubicación del templo.

Amplios cortes de energía eléctrica siguen complicando la comunicación con las oficinas de la iglesia en la región, en especial en la Ribera Norte de Long Island, donde se encuentra la sede de la Asociación del Gran Nueva York.

Hasta el momento, cinco iglesias adventistas han informado que las familias de sus congregaciones fueron afectadas por Sandy. Dos iglesias adventistas del Bronx están haciendo las veces de refugio.

Servicios Comunitarios Adventistas de la Asociación del Gran Nueva York (ACS) planea recolectar 100.000 dólares para cien familias adventistas de la región que han experimentado una inundación total o parcial de sus hogares, dijo la comunicación de prensa. Representantes de la asociación ya han visitado a unas veinte familias que sufrieron la inundación.

“Estamos trabajando con la administración [de la asociación] para recolectar una ofrenda especial durante los siguientes dos sábados en todas las iglesias de la Asociación del Gran Nueva York”, dijo Reuben Merino, director de ACS de la asociación.

Los adventistas de Nueva Jersey, una zona muy afectada, también están planificando esfuerzos asistenciales. ACS de la Asociación de Nueva Jersey están “listos para ayudar donde sea necesario”, dijo Claudia Ramírez, coordinadora de respuestas a desastre de ACS en la región. La agencia está recolectando juegos de artículos personales, prendas de vestir y alimentos enlatados para distribuirlos allí.

“Es importante que nuestra iglesia esté allí para ayudar a las personas afectadas por la amplia devastación”, dijo Dan Jackson, presidente de la iglesia en la División Norteamericana. “Por medio de estos actos de bondad, podemos ser el único Jesús que esta gente vea y experimente”.
La sede central de la Iglesia Adventista, cerca de Washington D.C., cerró durante dos días esta semana mientras Sandy pasaba por la región. Wilson salió hacia Moscú en uno de los últimos vuelos antes de que los aeropuertos de la zona interrumpieran todos los movimientos. Ahora, desde la Junta Anual de la División Euroasiática, Wilson expresó solidaridad con los que participan de las tareas de rescate y limpieza.

“Estamos orando por ustedes y sus colegas en la tarea de ayudar a los miembros de iglesia en esta difícil situación”, dijo. “Que Dios los guíe y anime junto con sus miembros al ser sus testigos durante los grandes desafíos luego del paso del huracán”.

Antes de azotar a la región del Atlántico Medio de los Estados Unidos, Sandy devastó el Caribe, donde murieron más de setenta personas y muchos hogares y empresas fueron destruidos. Gran parte de la región hoy permanece sin electricidad, y algunos caminos están intransitables, debido a la caída de árboles y postes de energía.

Los adventistas del noreste de Jamaica informaron que hasta el 75 por ciento de las propiedades de la Iglesia Adventista en esa nación insular se vieron afectadas, lo que hizo que la iglesia adventista Boston, en el distrito de Portland, tuviera que llevar a cabo el culto sabático bajo un árbol de huaya.

A pesar de los obstáculos en la región, los miembros de iglesia están coordinando los esfuerzos de asistencia humanitaria.

“Aunque hemos sido muy afectados, la iglesia está organizando la ayuda a personas que necesitan alimento, prendas de vestir y reparaciones de techos por medio del departamento de servicios comunitarios, los grupos de servicio y la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales de Jamaica”, dijo Damion Clarke, pastor de la iglesia adventista Boston.

Regrese a la lista