Noticias

En Tahití, Wilson insta al presidente Temaru a asumir un liderazgo espiritual

En Tahití, Wilson insta al presidente Temaru a asumir un liderazgo espiritual

Ted Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial (derecha), con Oscar Temaru, presidente de Polinesia Francesa en Papeete (Tahití) la semana pasada. Wilson ofreció consejos espirituales y oró con el líder nacional durante su encuentro el pasado 8 de febrero. [fotografías por cortesía de la SPD]

Los adventistas deberían ser “Elías modernos”, dice el líder de la iglesia mundial

February 11, 2013 | Papeeno, Tahiti | James Standish/ANN staff

La espiritualidad auténtica se encuentra en el centro mismo del mensaje adventista, dijo la semana pasada el pastor Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial durante una visita oficial al líder de la Polinesia Francesa.

El líder de la iglesia se reunió con el presidente Oscar Temaru y otros funcionarios del gobierno de ese territorio polinesio en el despacho del presidente en Pappeete (Tahití), durante un recorrido por los grupos de islas del Pacífico Sur.

El presidente Temaru dijo que se sentía agradecido por el impacto positivo que ha tenido la Iglesia Adventista en la Polinesia Francesa, y añadió que los adventistas son “buenos ciudadanos”. Wilson, que habló en francés, expresó su aprecio por la libertad religiosa garantizada por el gobierno del territorio. La Polinesia Francesa es un territorio de ultramar de Francia. Estos archipiélagos gozan de considerable autonomía, lo que les permiten una libertad religiosa mayor que la que garantizan las leyes de Francia.

En otro pasaje de la conversación, Wilson ilustró la creencia de la Iglesia Adventista en la vida integral. Al señalar el escritorio del despacho presidencial, expresó: “Cuando falta una pata, la mesa no puede sostenerse. De manera similar, las personas necesitan satisfacer sus necesidades espirituales, físicas mentales y sociales. Creemos que dios quiere que desarrollemos todos estos atributos en armonía”.

Antes de orar con Temaru y sus principales asesores, Wilson leyó Miqueas 6:8, un versículo de la Biblia que ya había expresado presenta la base del liderazgo. Este pasaje del Antiguo Testamento anima a alcanzar la justicia, la misericordia y la humildad. “Ese es el deseo que Dios tiene para usted, sus colegas y asesores”, le dijo.

Unos días antes, Wilson se reunió con Gaston Tong Sang, el alcalde de Bora Bora y expresidente de la Polinesia Francesa. Sang realizó más tarde el vuelo de 45 minutos a Tahití para asistir a un encuentro adventista de adoración y evangelismo que se desarrolló del 7 al 9 de febrero.

Durante el sermón del sábado, Wilson instó a una audiencia de casi cuatro mil personas a dar prioridad al desarrollo espiritual, y citó la historia de Elías, en el Antiguo Testamento, quien hizo un llamado para regresar a una vida piadosa. “Dios está llamándonos para ser sus Elías en el mundo moderno”, dijo Wilson.

Los líderes locales de la Iglesia Adventista afirmaron que el número de presentes de debió a que muchos miembros llevaron amigos y vecinos al encuentro. En la Polinesia Francesa hay alrededor de 4 600 adventistas esparcidos en unas 130 islas.

“Cuando nos reunimos de manera regular en grupos pequeños, puede resultar difícil imaginar la gran comunidad mundial de la cual formamos parte”, dijo Jerry Matthews, presidente de la Unión de Nueva Zelandia y el Pacífico.

El día anterior, otros miles de adventistas escucharon la historia de la Iglesia Adventista en la Polinesia Francesa. Misioneros adventistas navegaron por primera vez a los archipiélagos en un barco llamado Pitcairn. La colonia británica de la Isla de Pitcairn fue históricamente un puesto del adventismo en el Pacífico Sur.

Marcel Millaud, director de comunicaciones de la Iglesia Adventista en la Misión de la Polinesia Francesa, reflexionó al leer las cartas de los primeros misioneros adventistas en los archivos del Colegio Superior Avondale, una institución adventista de educación superior en Australia.

“Se pueden sentir sus emociones humanas mientras luchan, mientras sueñan, mientras su fe se ve desafiada. Solo deseo que esos primeros pioneros pudieran estar hoy con nosotros. Podrían ver que todas esas dificultades no fueron en vano. No hemos olvidado el sacrificio que hicieron”.

La Iglesia Adventista opera 37 iglesias en la Polinesia Francesa, así como un colegio superior y un centro de medios.

“Este encuentro ha sido una profunda bendición para nosotros”, dijo Roger Tetuanui, presidente de la Misión de la Polinesia Francesa. “Esto ha unido a nuestra familia de la iglesia […]. Pero lo más importante ha sido el impacto espiritual de los mensajes. Nos sentimos unidos y con nueva energía espiritual”.

Regrese a la lista