Noticias

Concentración en Angola fomenta la obra de los grupos pequeños

Concentración en Angola fomenta la obra de los grupos pequeños

Paul Ratsara, presidente de la División de África del Sur-Océano Índico, se dirige a unos cuarenta mil presentes en una concentración en apoyo a la misión, llevada a cabo el mes pasado en el Estadio Centro Desportivo Da Cidadela. Los directivos de la iglesia designaron a Luanda como la ciudad a ser alcanzada en la división. Los líderes de la región han decidido usar un ministerio continuo de grupos pequeños para esta iniciativa. [fotografía: Paul Charles]

Se desafía a los miembros de Luanda para que incrementen su red de amigos que no asisten a ninguna iglesia

March 11, 2013 | Luanda, Angola | Paul Charles and Ansel Oliver

Los líderes de la iglesia en África del Sur están coordinando la tarea de los ministerios de grupos pequeños a escala masiva en la ciudad de Luanda, en respuesta al llamado de la Iglesia Adventista mundial, que busca alcanzar a los grandes centros urbanos del planeta.

Esta iniciativa se produce en un momento en el que, afirman los líderes de la iglesia, se ha abierto una ventana de oportunidades para la obra de evangelización en la capital de Angola, una década después de la finalización de la guerra civil que asoló a esa nación del sudoeste de África.

En el presente, hay aproximadamente 52 mil grupos de unas cinco personas que se están reuniendo en los hogares. Después de unos meses, cada grupo será unido con otros cuatro para formar lo que los líderes denominan “reuniones de casas”. El plan es que dentro de unos meses existan unos diez mil de estos grupos más grande que se reúnan periódicamente a estudiar el evangelio.

El esfuerzo se produce después de un año de planificación para implementar la iniciativa en toda la ciudad, lo que sigue a las actividades misioneras de la Iglesia Adventista en la región que se basaban en la premisa de que el evangelismo no tiene que ser un inmenso evento único sino un proceso sostenido.

“Este método posee matices inmensos para la retención efectiva de los miembros”, dijo Mike Ryan, uno de los vicepresidentes de la Iglesia Adventista mundial, después de dirigir la palabra a unos 40 mil presentes en una concentración que se llevó a cabo el mes pasado.

Aún existe un gran desafío, dijo Ryan. La mayoría de los adventistas no tienen muchos amigos fuera de los que ya son miembros de iglesia. Y lo mismo sucede allí, por lo que se está animando a los miembros para que tengan más amigos en la comunidad.

El área metropolitana de Luanda alberga a por lo menos siete millones de personas. En respuesta a la iniciativa “Misión a las ciudades” de la denominación, los líderes de la iglesia en la región designaron en 2011 a Luanda para la obra misionera. Es la primera vez que un esfuerzo sustantivo puede llevarse a cabo, después del tumultuoso pasado reciente en el país.

Durante décadas, a la Iglesia Adventista mundial se le ha hecho extremadamente difícil ofrecer apoyo a la Iglesia Adventista de Angola. El país sufrió una guerra civil durante casi treinta años, que se cobró la vida de un millón y medio de personas. Durante ese período, la denominación no pudo enviar la ofrenda del decimotercer sábado para proyectos en el país.

“Aún tenemos que hacer mucho para ponernos al día”, dijo Paul Ratsara, presidente de la Iglesia Adventista de África del Sur-Océano Índico, con sede en Sudáfrica.

La Iglesia Adventista de Angola posee escasa infraestructura. El Seminario Adventista Bongo, en Haumbo cuenta con 115 estudiantes, y el complejo también posee una escuela, una clínica y una casa publicadora.

Angola es un país rico en recursos naturales, entre ellos, diamantes y petróleo. La mayoría de los productos son importados, lo que hace que Luanda sea una de las ciudades más costosas del mundo para los emigrantes. Pero aunque el país está atrayendo las inversiones extranjeras, más del cuarenta por ciento de la población vive en la pobreza.

Los líderes de la iglesia esperan que este renovado énfasis evangélico, además de ayudar a esparcir el evangelio, contribuirá para que más personas lleguen a comprender mejor los principios de la vida saludable y el compromiso con la educación.

“Los grupos pequeños han mostrado ser un instrumento efectivo en las manos de Dios para dar mayor crecimiento: crecimiento espiritual, crecimiento en las relaciones humanas, crecimiento en la preparación de discípulos, y crecimiento en el establecimiento de nuevas iglesias”, dijo Gilberto Araujo, presidente de la Comisión de Evangelismo Urbano de la división.

Regrese a la lista