Noticias

Primera Conferencia Europea de Salud ve renovado interés en este ministerio

Share |
Primera Conferencia Europea de Salud ve renovado interés en este ministerio

La verdadera curación incluye la restauración emocional y espiritual, tanto como la recuperación física, dijo el doctor Viriato Ferreira, director de Ministerios de Salud de la División Intereuropea de la Iglesia Adventista, al hablar el mes pasado en la Conferencia de Salud Europa. El evento reunió líderes de los ministerios de salud de las tres divisiones europeas de la iglesia. [fotografía por cortesía de la EUD]

Los ‘Clubes de salud’ establecen puentes en la Europa Oriental secular

May 13, 2013 | Prague, Czech Republic | Stephen Chavez/ANN staff

Los expertos médicos y defensores adventistas de la salud quieren entender y compartir mejor el ministerio de salud que, afirman, la iglesia tiene el llamado de adoptar. Un grupo de seiscientos de ellos se reunieron en Praga el mes pasado con motivo de la Primera Conferencia de Salud.

Las conferencias y los talleres desafiaron a los participantes a analizar la sanidad en el contexto de la cosmovisión bíblica y de la filosofía adventista de la salud. Los organizadores dicen que la conferencia buscó unir a los líderes adventistas de salud de Europa en la promoción de un mensaje de esperanza y sanidad a la población cada vez más secular de la región.

En el mensaje principal, el doctor Viriato Ferreira, director de Ministerios de Salud de la Iglesia Adventista en la División Intereuropea, exploró el sufrimiento emocional y espiritual que a menudo acompaña la enfermedad física. Ferreira destacó que aunque algunas personas experimentan alivio de sus síntomas físicos, aparentemente en respuesta a la oración, esa intercesión a menudo es la excepción antes que la regla, lo que hace que muchos otros se pregunten si la falta de fe u alguna otra deficiencia espiritual está impidiendo que Dios actúe en su favor.

“Necesitamos curación de la vida; no solo física, sino también espiritual y emocional”, dijo Ferreira a los delegados de unos cuarenta países de Europa. También los instó a aceptar realidades complicadas y a reconocer que “el sufrimiento puede ser parte de la curación”.

El evento fue un esfuerzo conjunto de los departamentos de Ministerios de Salud de las divisiones Intereuropea, Transeuropea y Euroasiática, y también instó a los líderes locales a que participen del evangelismo de salud. Los líderes de la región ya están viendo que el ministerio de salud halla eco en sus comunidades.

Bohomil Kern, director de Ministerios de Salud de la iglesia en la Unión Checo-Eslovaca, describió un sistema de “clubes de salud” que durante años ha servido para derribar barreras y establecer relaciones en comunidades de la República Checa y Eslovaquia. Estos clubes se reúnen en centros comunitarios, escuelas, centros cívicos y otras sedes neutrales, donde ofrecen apoyo a los residentes locales que quieren dejar de fumar, aprender a cocinar en forma más saludable, reducir los riesgos a la salud asociados con la obesidad, tratar las adicciones o recibir consejos sobre temas de salud mental.

El modelo de ministerio ha tenido tanto éxito que ha sido exportado a muchos países de Europa Oriental, dijo Kern. Solo en la Unión Checo-Eslovaca, más de 260 instructores en casi noventa clubes de salud están promoviendo el estilo de vida adventista.

Por medio de un trabajo conjunto con la Universidad de Loma Linda, de California (Estados Unidos), los instructores de los clubes de salud reciben una capacitación intensiva dos veces al año en el área de nutrición, terapia física, adicciones, consejería y otras especialidades.

Kern dijo que los clubes de salud son seguidos de breves “reuniones campestres” de una semana en las que los participantes disfrutan de actividades al aire libre y asisten a conferencias sobre salud y bienestar, así como a programas espirituales vespertinos. Muchos nuevos creyentes adventistas de la región tuvieron su primer contacto con la iglesia gracias al ministerio de salud, dijo Kern.

También en la conferencia, los delegados se refirieron a dos cuestiones que a menudo pueden dividir a los líderes de Ministerios de Salud: dónde debería practicarse el ministerio, y qué características deberían tener los profesionales médicos.

Los defensores de pequeños centros de estilo de vida que ponen énfasis en los remedios naturales y enfatizan la importancia del ámbito espiritual en la curación física dicen que se les hace difícil imaginar que los grandes centros de salud pueden preservar ese ambiente. Otros dicen que en algunos casos, los adventistas que trabajan en centros de salud en Europa tienen prohibido compartir su fe mientras trabajan.

Europa solo tiene dos centros de salud operados por la Iglesia Adventista: La Lignière, en Suiza, y el Hospital Waldfriede, en Alemania.

Otro tema que produjo discusiones fue determinar si los defensores adventistas de la salud deberían ser veganos o vegetarianos, o si se puede consumir las carnes limpias.

El tema se vuelve perturbador cuando, según algunos delegados, la cuestión de la dieta se transforma en una prueba de fe. Un director de Ministerios de Salud dijo que le preocupaba cómo tratan algunos vegetarianos a miembros nuevos que comen carne, recordándole a todos que las discusiones teóricas se transforman en desafíos reales cuando los delegados viajan a sus hogares.

La Iglesia Adventista ha enfatizado la vida sana desde sus mismos comienzos en la década de 1860. El ministerio de salud de la iglesia incluye una red mundial de hospitales, clínicas y universidades médicas.

Regrese a la lista