Noticias

Treinta y cinco mil jóvenes asisten a camporí adventista en Brasil

Share |
Treinta y cinco mil jóvenes asisten a camporí adventista en Brasil

Jóvenes adventistas se congregaron la semana pasada en Brasil con motivo del “IV Camporí de Conquistadores de la División Sudamericana”, uno de los mayores eventos de jóvenes del mundo. [fotografía por cortesía de la ASN]

El evento reúne participantes de doce países y promueve la vida cristiana

January 17, 2014 | Barretos, São Paulo, Brazil | Mark A. Kellner, Adventist World, with Felipe Lemos and Deborah Calixto, ASN

Un récord de 35 mil jóvenes, en su mayoría adventistas provenientes de doce países, se reunieron del 7 al 12 de enero en Barretos, en el estado brasileño de San Pablo, para el IV Camporí Sudamericano de Conquistadores, un encuentro de jóvenes que promovió la vida cristiana y el servicio comunitario.

Geraldo Alckmin, gobernador de San Pablo, dio la bienvenida formal a los participantes, que llegaron desde las naciones de Sudamérica, Norteamérica, Europa, África y Asia.

El Camporí del Club de Conquistadores es uno de los proyectos mundiales más grandes de apoyo espiritual, social y educacional de los niños y jóvenes. Cada sábado y domingo, unos 150 mil niños y adolescentes de entre 10 y 15 años se reúnen para adquirir diversas habilidades, que van desde cómo dar primeros auxilios a un herido a cómo sobrevivir en el desierto o la selva y cuidar del medio ambiente.

La ciudad recibió 850 autobuses que trasladaron a los participantes. Se estima que hubo unas ochocientas zonas destinadas para alimentar a los asistentes.

El camporí también contó con un museo donde se mostró la historia de los Conquistadores, un centro de compras, un supermercado, una panadería, una cafetería, puestos de policía y bomberos y al menos quinientas personas a cargo de la seguridad y el tránsito interno.

«Se necesita una estructura masiva para garantizar la seguridad de todos los participantes –dijo Udolcy Zukowski, coordinador general del evento–. Hacemos este tipo de evento una vez cada diez años, debido a la logística que requiere. El Club de Conquistadores es un evento continuo: cada sábado y domingo, los clubes se reúnen buscando que los niños y adolescentes no participen de actividades negativas como las drogas o el delito. Les enseñamos valores que esperamos que sigan siendo parte de sus vidas».

Y aunque la «ciudad» de los Conquistadores en el Parque Cowboy de Barretos fue un centro de actividades y diversión para los jóvenes, no todo se centró en la mera diversión. Una parte importante del evento también estuvo dedicada al servicio comunitario y la obra misionera.

En un solo día, los Conquistadores visitaron cuarenta mil hogares de Barretos, compartiendo información sobre cómo proteger a los niños del abuso. Asimismo, repartieron un folleto sobre la prevención de la fiebre del dengue. Al día siguiente, se distribuyeron en forma gratuita cuarenta mil ejemplares de La única esperanza, un libro del pastor adventista Alejandro Bullón.

El viernes 10 de enero, los ciudadanos recibieron un DVD con imagines de Israel, Turquía, Grecia y Roma, y un mensaje especial de la Biblia sobre los acontecimientos del pasado en esos lugares históricos.

Durante las tardes del 8 al 10 de enero, se llevó a cabo una Feria de Salud en tres lugares de Barretos, en la que profesionales de salud y oradores ofrecieron consejos sobre el uso de los ocho remedios naturales para disfrutar de buena salud. Allí también se ofrecieron temas especiales dedicados a la salud femenina.

Una característica única del Cuarto Camporí Sudamericano fue el esfuerzo por incluir a personas con discapacidades. Natalia Paola Blanco tiene 22 años, y pertenece al Club de Conquistadores Ebenezer, ubicado en el noroeste de Argentina. Natalia sufre de síndrome de Down. «La apertura fue hermosa», dijo la jovencita.

Su madre, Elva Blanco, enfatizó que el contacto con el club ha contribuido significativamente a la participación social, la comunicación y el aprendizaje de su hija. También representa una oportunidad para que los jóvenes adventistas aprendan una lección sobre la igualdad y la participación social.

Elías Santos, de 19 años, es instructor en el Club de Conquistadores Cinco Océanos, en la ciudad brasileña de Bahía, y es discapacitado. Para él, asistir al evento fue un sueño hecho realidad. «Yo participo en todas las actividades del club, y los muchachos jamás se burlan de mí», dijo.

Diego Barreto, un amigo de la infancia de Elías, dijo que la amistad que el joven discapacitado halló en el club sin duda influyó para que venza los problemas que sufre en su pierna izquierda. Diego dijo que Elías «se unió al club y entonces sufrió el accidente. Pero los Conquistadores lo han aceptado, porque para nosotros él no es discapacitado. Además todavía juega a la pelota con nosotros, ¡y lo hace mejor que yo!»

Al igual que Elías, Leonardo Fontán, que se incorporó hace tres años al Club de Conquistadores Herederos, de Villa Luzuriaga, en Argentina, también sufre de una discapacidad física y asistió al Camporí. «Me gusta acampar, participar en eventos y ayudar a la gente», explicó. El 14 de diciembre de 2013, tres semanas antes del Camporí, Fontán decidió expresar públicamente su decisión de seguir a Cristo por medio del bautismo, como resultado de su participación en el Club de Conquistadores.

Además de los campistas que estuvieron en el lugar, otro grupo significativo también participó del evento, aunque con una diferencia: Se llevó a cabo un «Camporí virtual», con transmisiones en vivo de los programas e interacción por medio de las redes sociales.

La versión virtual no estaba entre los planes del equipo de comunicaciones que coordinaron las actividades. Rogério Ferraz, gerente de estrategias digitales de la Iglesia Adventista en Sudamérica, dijo que la idea surgió espontáneamente gracias a conquistadores que estaban participando de la transmisión web. «El objetivo inicial fue contar lo que estaba pasando aquí a los conquistadores que no pudieron venir, para que tuvieran una idea de lo que estaba sucediendo y compartieran algunos de los eventos», dijo.

Los campistas virtuales crearon dos grupos de Facebook denominados «#CampanhaTrunfoParaOsInternautas» y «No fui pero estoy en el #CamporíDSA». Los grupos operaron al mismo tiempo que las transmisiones oficiales del sitio web del evento.

«Estaba observando el chat CamporíTV, y vi que mucha gente en línea estaba triste por no haber asistido al evento. Como no me gusta ver a nadie triste, tuve la idea de crear el grupo, de hacer que todos se sientan motivados y felices», dijo el Conquistador Henry Santos, de Puerto Seguro, que creó el grupo de Facebook con la etiqueta #CampanhaTrunfoParaOsInternautas.

Dado que están tan conectados con lo que sucede, los participantes en línea comenzaron a sentir que ellos también eran parte del camporí, y quisieron obtener un reconocimiento por su participación.

«Así fue que creamos la idea de un «Camporí virtual», y comenzamos a incorporar algunos requisitos para que pudieran competir y obtener el reconocimiento, para que tuvieran algo que mostrara que en realidad estaban participando, observando e interactuando. Si cumplen esos requisitos, podrán obtener el reconocimiento", dijo Ferraz.

Y no solo los conquistadores presentes en Barretos escucharon los mensajes del pastor Odailson Fonseca, orador del evento. Televidentes a miles de kilómetros de distancia también se sintieron parte de la invitación para un «Encuentro para la eternidad». «No estuve para el IV Camporí, pero estoy conectado con CamporíTV […]. También tengo una cita con JESÚS #CamporiDSA #campanhaTrunfoParaOsInternaltas», escribió en Facebook Ana Leticia, de Marañao.

El ministerio por Internet tuvo sus resultados, dijo Ferraz. Una jovencita, que había planeado asistir al camporí pero que cambió de idea a último momento, siguió el programa por internet y envió un mensaje diciendo que pensaba regresar a la iglesia. Otra señal de éxito: se recibieron 680 solicitudes de los participantes virtuales para recibir sus reconocimientos.

En total, los contenidos del camporí fueron vistos 337 mil veces por 80 mil personas de 97 países, informaron los directivos.

Regrese a la lista