Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

India: Turba asesina a pastor adventista

La violencia deja decenas de muertos, envía los cristianos que huían por sus vidas

India: Turba asesina a pastor adventista

La violencia deja decenas de muertos, envía los cristianos que huían por sus vidas


Un grupo de extremistas hindúes han sido señalados como los responsables de decapitar un pastor adventista en Orissa, India, a fines de la semana pasada, informaron los líderes de la iglesia local. Desde entonces, se ha informado que han muerto al menos otros quince adventistas.


Samuel Naik, pastor de la iglesia adventista de Phulwani, y su madre fueron asesinados durante un estallido de violencia anticristiana en esa región de la India, dijo Gordon Christo, director de comunicaciones de la iglesia en la región del Sudeste Asiático.


La esposa de Naik decidió suicidarse a comienzos de esta semana después de enterarse de la muerte de su esposo y su suegra, dijo Christo. Aparentemente, ella había sido violada durante los ataques.


El estallido se produjo después de que un grupo de atacantes no identificados asesinó a un líder religioso hindú y a otros cuatro individuos. Los hindúes acusaron a los cristianos de estas muertes, pero el gobierno indio señaló a los rebeldes maoístas como responsables de estos hechos.


Una escuela adventista en Jeypore fue atacada el domingo pasado, y otra escuela en Khurda se mantuvo cerrada durante varios días, dijo Christo.


“Rompieron el portón de ingreso y todas las puertas y ventanas de vidrio del hogar de niños, el comedor estudiantil, la residencia de las niñas y varias residencias del personal”, dijo Arun Panda, director de la escuela de Jeypore.


Panda dijo que la turba procuró incendiar varios vehículos y equipos después de rociarlos con combustible diésel, pero el fuego no llegó a encenderse.


“Creemos que es un milagro de Dios”, dijo Panda.


En ninguna de las escuelas se ha informado de víctimas fatales, dijo Christo.


El periódico Wall Street Journal informó que los ataques continuaron durante el fin de semana y hasta el lunes, y que los funcionarios indios afirmaron que se habían producido trece víctimas fatales, mientras que el Centro Asiático de Derechos Humanos calculó que los muertos alcanzan las cincuenta personas.


Muchos feligreses han huido por sus vidas, y aun un mayor número de cristianos ha perdido sus hogares. Los líderes de la iglesia local están solicitando ayuda del gobierno y los medios locales, como así también de la comunidad mundial.


“Los medios no están informando los episodios de violencia de manera adecuada,” dijo Christo. “Hay que aprovechar las presiones internacionales”.


Christo dijo que un grupo de adventistas del poblado de Hosur, en la región centro-sur de la India, se unieron a dos mil cristianos que marcharon en contra de la violencia. Durante la marcha del pasado 31 de agosto, los manifestantes se reunieron con los medios y entregaron ejemplares de una petición donde solicitan la intervención de los principales ministros de los estados de Tamil Nadu (donde se encuentra Hosur) y Orissa.


Los líderes cristianos también pidieron que el gobierno adopte medidas que garanticen la protección futura contra semejantes actos de violencia.


En una carta al embajador de la India, John Graz, director del departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa, hizo un llamado al gobierno de la India para que restaure la ley e imponga la justicia.


“Lo que está sucediendo en el estado de Orissa envía un mensaje equivocado al mundo. La intolerancia religiosa y el fundamentalismo parecen haber vencido a la ley y los derechos humanos más esenciales”, expresó Graz.


El estado de Orissa ya ha experimentado episodios de violencia contra los cristianos, incluyendo la muerte de un misionero y sus hijos en 1999.