Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

El pastor preso en Togo cumple un año en la cárcel

La detención arbitraria de Monteiro tiene que terminar, dicen los líderes

El pastor preso en Togo cumple un año en la cárcel

El pastor adventista Antonio Monteiro (centro), ora durante una visita reciente de los líderes a la Prisión Civil de Lomé, donde ha estado preso sin opción a fianza durante un año. Los esfuerzos continuados por garantizar su liberación incluyen una campaña de conciencia pública y esfuerzos diplomáticos reservados.

Magnifying Glass View Larger

La detención arbitraria de Monteiro tiene que terminar, dicen los líderes


Un año después de que el pastor adventista Antonio Monteiro fue encarcelado en Togo por cargos sin fundamento, los abogados de la iglesia y activistas de los derechos humanos están redoblando sus esfuerzos para garantizar su liberación.

Los funcionarios del gobierno togolés rechazaron esta semana el quinto pedido de la Iglesia Adventista que solicitaba la inmediata liberación de Monteiro, según un abogado de la iglesia en la Unión Misión del Sahel que sigue de cerca el caso.

“Mañana es el triste aniversario del arresto injusto del pastor Monteiro. Estamos chasqueados porque nuestra solicitud ha sido rechazada una vez más, a pesar de nuestros continuos esfuerzos”, dijo Guy Roger, presidente de la Unión Misión del Sahel.

Roger, que se reunió con Monteiro en la prisión el pasado 13 de marzo, dijo que el pastor está bien y “por la gracia de Dios, espera un milagro”.

Monteiro fue detenido en marzo de 2012 por conspiración para cometer homicidio, después de que un togolés lo implicara a él y a otros dos cristianos (uno de ellos adventista) como conspiradores en una supuesta red criminal que traficaba sangre humana. El testigo ya había confesado el asesinato de unas veinte jóvenes, afirmando que no hacía más que seguir órdenes.

Sin embargo, el testigo posee una historia documentada de inestabilidad mental y su declaración es considerada sumamente poco fiable, dijo un representante de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Togo.
Las evidencias y los testimonios también indican que la declaración que implicó a Monteiro fue obtenida bajo coerción.

Los líderes de iglesia dicen que el testigo conocía a Monteiro porque el pastor le había ministrado en el pasado.

El pastor, oriundo de Cabo Verde, había trabajado desde 2009 como director de Escuela Sabática y Ministerios Personales de la Unión Misión del Sahel, con sede en Lomé. El allanamiento policial del hogar de Monteiro y de la sede de la iglesia poco después de su arresto no logró producir evidencia alguna de su conexión con el caso.

La presión pública para resolver la cadena de homicidios fue lo que probablemente frustró su liberación y exoneración, dijeron los directivos de la iglesia. Antes del arresto de Monteiro, grupos de derechos humanos y una coalición local de mujeres acusó a la policía de Togo de no hacer lo suficiente para resolver los crímenes.

Los líderes de la Iglesia Adventista dijeron que están planificando una gran campaña para abril próximo que buscará recolectar firmas para una petición y enviar cartas a los funcionarios de Togo exigiendo poner fin a la detención arbitraria de Monteiro y haciendo un llamado para que se arreste a los culpables de los crímenes.

Las apelaciones previas coordinadas por la iglesia han incluido el envío de cientos de tarjetas de Navidad para Monteiro, un día mundial de oración y una conferencia de prensa en Lomé. En los próximos días se espera una segunda conferencia de prensa, dijo Roger.

Los líderes de libertad religiosa de la Iglesia Adventista dicen que planean involucrar de manera activa a los jóvenes en esfuerzos para liberar a Monteiro. En varios eventos recientes de recolección de firmas en el estado de California (Estados Unidos), los estudiantes hicieron filas para mostrar su apoyo a Monteiro.

John Graz, director del departamento de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial, dijo que en los próximos meses se intensificarán las apelaciones públicas, una estrategia que corre en paralelo con los esfuerzos diplomáticos discretos para garantizar la liberación de Monteiro.

“Hacemos un llamado para que todos los adventistas, todos los cristianos y todas las personas que creen en la justicia se unan a esta campaña”, dijo Graz.