Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

Un mensaje especial de Ted N.C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista

Un mensaje especial de Ted N.C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista

Estimados miembros de la Iglesia Adventista en el mundo:

En momentos en que muchos de ustedes asisten hoy a la iglesia y muchos otros lo harán en diversas partes del mundo, les pido que oren en especial por los que han experimentado la devastación y la muerte en el Caribe como resultado del huracán Irma. Yo he orado por ellos. No importa dónde estén, oren por la iglesia de Dios y el testimonio de su pueblo. Me encuentro actualmente en un viaje internacional, y siento la fuerte impresión de compartir este mensaje hoy con ustedes. La tormenta mortal del huracán Irma ha asolado las islas de San Martín, San Barts, Santo Tomás, Barbuda, Anguila, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Cuba, y que ahora amenaza a Florida, Georgia y Carolina del Sur. Millones de personas están huyendo. Ahora, el huracán José parece seguir a Irma.

Por favor, oren por nuestros miembros y la población en general, que han sido testigos de la devastación en las zonas mencionadas, y por los miles que han sufrido la devastación en Houston, Texas, y el sudeste de Texas. He orado por ellos. También pensamos en nuestros miembros y la población de México, que se han visto devastados por un poderoso sismo que afectó los estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco y aun inquietó a Ciudad de México. Asimismo, el huracán Katia está afectando al estado de Veracruz. He orado por el pueblo adventista y por el pueblo de México.

Sin ser extremadamente dramático, necesitamos reconocer los tiempos en que vivimos, y pedir a Dios no solo protección sino el poder del Espíritu Santo para proclamar los mensajes de advertencia y esperanza de los tres ángeles para los últimos días, enfocándonos en Cristo y su justicia, en especial en momentos en que algunos recuerdan el 500° aniversario de la Reforma Protestante y dicen que esta ha terminado. Mis hermanos y hermanas, el espíritu de profecía dice que la Reforma Protestante jamás tenía que terminar con Martín Lutero, sino que tenía que continuar hasta el fin de los tiempos. Ojalá que por la gracia de Dios los adventistas de todo el mundo se mantengan firmes de parte de los principios de la Reforma Protestante: solo la Biblia, solo por fe, solo por gracia, Cristo como nuestro único mediador, y una adoración solo a Dios.

Hemos sido testigos de catástrofes naturales devastadoras y luchas en todo el mundo en épocas recientes y a lo largo de la historia. Hace no mucho, tifones destruyeron hogares e iglesias en Vanuatu y Fiyi. Nancy yo tuvimos el privilegio de ver que iglesias adventistas fueron reconstruidas por equipos adventistas en Vanuatu, y en noviembre próximo, seremos testigos de algo similar en Fiyi. Alabamos a Dios por los esfuerzos asistenciales y de reconstrucción en lugares devastados, gracias a ADRA, Servicios Comunitarios Adventistas, organizaciones de la iglesia, y miembros de iglesia que muestran de manera práctica el amor de Cristo. Oren por los adventistas que dan testimonio de su fe y ayudan a otras personas en estas recientes catástrofes naturales.

Durante estos tiempos turbulentos, mantengan sus ojos enfocados tan solo en Cristo, su Palabra y la misión profética encomendada a los adventistas. Oren sin cesar. No se distraigan por cualquier tema divisorio de su iglesia local, regional o mundial. Oren por el pueblo de Dios en todo el mundo, mientras proclamamos la verdad bíblica y vivimos vidas de servicio por los demás. Oren por los jóvenes de la iglesia de Dios, para que permitan que el Señor los use de manera poderosa para testificar y combatir las malas influencias que los rodean. Oren para que los hombres y las mujeres se unan para proclamar el mensaje profético adventista de las Sagradas Escrituras. No se dejen llevar por enseñanzas extrañas que no estén basadas en la Biblia. Al estudiar sus Biblias, estudien también las instrucciones y la orientación dada en el espíritu de profecía.

Oren por los que en la División Interamericana se han visto tan afectados por el huracán. Oren por los de la División Norteamericana, donde se produjo devastación en Texas, y ahora amenaza Florida, Georgia y Carolina del Sur. He orado por ellos. Oren por nuestros miembros de iglesia, organizaciones e instituciones en esas zonas. La llegada del huracán Irma podría afectar la sede de la División Interamericana, la Asociación del Sudeste y la Asociación de Florida, así como muchos templos e instituciones de la iglesia. He orado por esas organizaciones. Hace dos sábados, tuve el privilegio de predicar en una maravillosa concentración de Libertad Religiosa en Florida, en la zona de Miami, después de un muy exitoso Congreso de la Asociación de Libertad Religiosa en Fort Lauderdale, y ahora toda esa zona puede quedar devastada por otro tipo de persecución de una catástrofe natural. Por cierto, a medida que avance el tiempo, veremos la opresión de la persecución religiosa y terribles catástrofes naturales. Se nos ha dicho esto en las Escrituras y el espíritu de profecía, y no deberíamos tener temor. Pongámonos en las manos poderosas de Dios. ¡Jesús viene pronto!

Me gustaría hacer otro pedido especial de oración para el próximo Concilio Anual de la Asociación General de la Iglesia Adventista, en el que nos enfocaremos en el Reavivamiento y la Reforma, Misión a las Ciudades, Participación Total de los Miembros, Ministerio Abarcador de Salud, Atención y Retención de los miembros, unidad en la misión y en la iglesia, y otros temas. Por favor, oren para que los líderes de la iglesia de Dios sean siervos humildes y fieles, y que con humildad cumplamos los mandatos del cielo de proclamar los mensajes de advertencia profética con el poder del Espíritu Santo. Por favor, oren con fervor por el reavivamiento y la reforma en nuestra vida y en la vida general de la iglesia. Oren por la lluvia tardía del Espíritu Santo. Mis hermanos y hermanas, Jesús viene pronto, y él quiere usarnos a todos para proclamar su mensaje para los últimos días de salvación solo en él. Que el énfasis de Cristo hallado en Juan 9:4 sea nuestro énfasis hoy y hasta que él venga: “Me es necesario hacer las obras del que me envió, mientras dura el día; la noche viene, cuando nadie puede trabajar”.

Que Dios bendiga el trabajo y la testificación de ustedes como adventistas en todo el mundo, mientras oramos por la lluvia tardía del Espíritu Santo y el pronto regreso de Cristo.

 

Ted N. C. Wilson
Presidente
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día