Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

Ministerio Internacional Adventista contra el SIDA busca revelar compasión, misericordia y el amor de Cristo

En el Día Mundial del SIDA, se nos recuerda que el ministerio sigue trabajando por los afectados por la enfermedad.

Ministerio Internacional Adventista contra el SIDA busca revelar compasión, misericordia y el amor de Cristo

Curso de seis meses de costura [Fotografía: Alexis Llaguno]

Magnifying Glass View Larger

En el Día Mundial del SIDA, se nos recuerda que el ministerio sigue trabajando por los afectados por la enfermedad.


Aun después de más de 35 años de luchar contra el HIV-SIDA, la enfermedad seguía cobrándose alrededor de un millón de vidas en 2016. Y mientras se han efectuado avances significativos para combatir esta infección, se necesita hacer mucho más. Aquí hay una comparación de cuánto se ha logrado para 2016:

                 Año                                                                        2001                                          2016 

                 Gente con HIV                                                    30 millones                               36.7 millones

                 Nuevas infecciones de HIV                                  3,4 millones                              1,8 millones

                 Muertes                                                               1,9 millones                              1 millón 

El incremento en el número de personas con HIV se debe en parte a que las personas viven más tiempo debido al tratamiento antirretroviral, además de las nuevas infecciones. De los 36,7 millones de personas que viven con HIV, 25,6 millones, o el 69 por ciento, se encuentra en el continente africano.

El Ministerio Internacional Adventista contra el SIDA (AAIM) fue establecido por la Asociación General en noviembre de 2002 para responder a la pandemia del HIV desde el punto de vista teológico, moral, social, físico, médico y económico, entre otros aspectos. Aunque la mayoría de sus actividades se han concentrado en tres regiones africanas porque el HIV es más elevado en la región, sus servicios están disponibles en toda la iglesia mundial. Con su extenso marco de responsabilidad, es un ministerio híbrido que funciona como uno de los muchos departamentos de la iglesia y, al mismo tiempo, participa de proyectos similares a ADRA. AAIM lleva a cabo numerosos programas educativos que se ocupan de crear conciencia sobre el HIV, del establecimiento de grupos de apoyo, de estrategias de prevención, de eliminación del estigma y la discriminación, de capacitar a la iglesia para que responda con efectividad al HIV, y de aconsejar y hacer pruebas, entre otras tareas. Al igual que ADRA, participan en varios proyectos para cuidar de los infectados y afectados, como por ejemplo mediante actividades que generen ingresos, capacitación de capacitadores sobre HIV, clases de huerta y nutrición, cuidado de huérfanos y mitigación del impacto, entre otros. Muchos de esos proyectos se llevan a cabo en colaboración con ADRA.

Uno de esos proyectos conjuntos entre ADRA y el AAIM es la Capacitación de Capacitadores sobre HIV (TOT). Comenzó en 2004, financiado por el Consejo Misionero Sueco. Su principal objetivo es crear conciencia sobre el HIV y sobre qué puede hacerse por los infectados usando consejeros voluntarios capacitados. Los países beneficiados en el pasado son Zimbabue, Sudáfrica, Ruanda, Tanzania y Kenia. El proyecto inicialmente era por tres años, pero debido a su efectividad, continúa en el presente en países como Malawi, Namibia, Lesoto y Suazilandia. Se ha ayudado directamente a más de 500 mil personas. Muchos confesaron que, de no ser por el programa, ya estarían muertos.

Es triste que en muchos países, incluidos los que están en vías de desarrollo, el HIV es considerado una enfermedad de la pobreza. Algunas mujeres son forzadas a vender sus cuerpos para sobrevivir. Una expresó aptamente la estrategia de supervivencia de esas mujeres de la noche. “Prefiero morir de HIV-SIDA que morir de hambre”. Desde el concepto puramente evolucionista de supervivencia del más apto, tiene sentido. La persona promedio muere después de no comer por cincuenta días. En el caso del HIV, lleva un promedio de dos a tres años hasta que la enfermedad se manifiesta desde el momento de la infección inicial, y otros tres a cinco años antes de que sobrevenga la muerte, a menos que se tomen medicamentos.

En Goma, en la República Democrática del Congo, Safi Bakano, coordinador de HIV de la Unión Misión del Noreste del Congo, con el apoyo financiero de la iglesia de Triadelphia en Washington DC, se embarcó en un programa para generar ingresos mediante la costura. La intención era empoderar a las mujeres para que puedan ganarse la vida según los preceptos divinos. Veintisiete mujeres HIV positivas, tres de ellas dedicadas a vender su cuerpo, se embarcaron en un curso de costura de seis meses. Con esas nuevas habilidades, todas las que se dedicaban a la prostitución dejaron de hacerlo. Algunas ahora tienen su propia máquina de coser y tienda de costura. Gracias al amor de la iglesia, cuatro tomaron la decisión del bautismo.

Debido al uso constante de la vista bajo condiciones inadecuadas, la pobreza, la mala alimentación y muchos otros factores, la vista de esas damas ha disminuido. Al notar ese impedimento, AAIM solicitó lentes usados a un grupo de Optometristas Adventistas de los Estados Unidos. En febrero de 2017, distribuyeron los lentes, y ahora las mujeres pueden hacer un mejor trabajo y, al mismo tiempo, leer la Biblia. Un gesto tan simple, que sin embargo marcó una diferencia muy grande en sus vidas.

 

La misión del AAIM es revelar el amor, la compasión y la misericordia de Cristo no solo a los que sufren de HIV sino también a otras personas.