Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

Santo Tomás, estudiantes de la Universidad Andrews remueven escombros del huracán en la mayor iglesia adventista

Voluntarios forman parte de "We Care Ministries", de la Universidad Andrews, que ofrece viajes misioneros a corto plazo a los estudiantes.

Santo Tomás, estudiantes de la Universidad Andrews remueven escombros del huracán en la mayor iglesia adventista

Estudiantes de “We Care Ministries” de la Universidad Andrews, limpian una sección de la iglesia adventista Philadelphia en Santo Tomás, el 14 de diciembre de 2017. El techo y las paredes de la iglesia fueron destruidos por los huracanes Irma y María en septiembre del año pasado. [Fotografía de Wilmoth James/NCC]

Voluntarios forman parte de "We Care Ministries", de la Universidad Andrews, que ofrece viajes misioneros a corto plazo a los estudiantes.


Un grupo de estudiantes y líderes de la Universidad Andrews dedicaron un día hace poco para despejar paredes y ramas caídas, además de escombros de la iglesia adventista más grande de la isla de Santo Tomás, que fue destruida el año pasado por el huracán Irma.

El grupo de más de cincuenta dejó el viaje misionero en crucero por el Caribe para limpiar la iglesia adventista Philadelphia, ubicada en la ciudad capital de Charlotte Amalie. La iglesia había estado cerrada desde que la tormenta destruyó el techo y las paredes en septiembre pasado.

El equipo de voluntarios son parte de “We Care Ministries” de la Universidad Andrews, que proveen de oportunidades misioneras a corto plazo para estudiantes que no pueden ir a viajes misioneros extendidos, explicó Rabel Y. Ortiz, el director del grupo. El crucero de la misión llevó al equipo a hacer obra misionera también en la isla de Gran Turcos y en Puerto Rico, dijeron los organizadores.

“Fue una visita oportuna”, dijo Glendon Cross, pastor de la iglesia adventista Philadelphia. “Hemos querido preparar un lugar donde reunirnos a tener nuestros cultos, por lo que el grupo de voluntarios nos dio la tan necesaria ayuda”.

Los más de 1200 miembros de la iglesia Philadelphia se han estado reuniendo en la cercana iglesia adventista Shiloh, y han ayudado a la comunidad con lo que tienen después de la devastación causada por la tormenta, explicó Cross.

Se llenaron un total de 22 botes de basura gracias al dedicado trabajo del grupo, añadió.

Los organizadores del equipo coordinaron con los líderes de la iglesia local para enviar un equipo en cada parada, para garantizar la ejecución adecuada de la tarea misionera.

“El crucero existe como catalizador para que los jóvenes cultiven un estilo de vida transformador de conexión con Dios y los demás en el contexto de la comunidad cristiana”, dijo Ortiz.

Tiene que ver con ayudar a que los estudiantes renueven su travesía espiritual al llevar a cabo presentaciones significativas a bordo, descubran una comunidad significativa mediante las interacciones grupales y exploren el gozo de ayudar a otros durante los proyectos de servicio, añadió Ortiz.

Mientras estaban en Santo Tomás, el equipo también limpió el hogar del señor Heyliger, un miembro de la comunidad con problemas visuales, quien expresó un agradecimiento profuso gracias a cuánto logró el grupo en tan solo unas horas.

Fue un crucero misionero planificado por y para los estudiantes, añadió Ortiz.

Otros pasajeros del crucero notaron el contagioso espíritu misionero del equipo, hasta punto tal que tres pasajeros se les unieron para el servicio a las comunidades en Puerto Rico y Santo Tomás.

Warren Cowsgill, uno de los líderes del equipo de “We Care Ministries”, quienes llegaron al Puerto dos días antes, dijeron que el crucero con una misión ayuda a los estudiantes y quienes los apoyan a aprender de la vida desde una perspectiva más amplia.

“Ir de lugar en lugar ayuda a que los estudiantes aprendan sobre la vida de una manera tangible”, dijo Cowsgill.

La Universidad Andrews es la institución insignia de la Iglesia Adventista, con sede en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos. El servicio es una parte integral de la misión de la universidad de “Buscar conocimiento. Afirmar la fe. Cambiar el mundo”. La universidad ha participado del servicio misionero desde la década de 1960. En 1963, la institución patrocinó a tres misioneros y, en 2017, tuvo 1202 misioneros trabajando en algún lugar del mundo. Grupos como el de “We Care Ministries” han ofrecido oportunidades a cientos de estudiantes de servir en un contexto internacional.