Red de noticias adventistas®

El servicio oficial de noticias de la Iglesia Adventista mundial

Se organiza camporí de Conquistadores sobre el agua

Camporí en Papúa Nueva Guinea es el primero en ser llevado a cabo bajo el agua.

Se organiza camporí de Conquistadores sobre el agua

[Fotografía por cortesía de Adventist Record]

Magnifying Glass View Larger

Camporí en Papúa Nueva Guinea es el primero en ser llevado a cabo bajo el agua.


En lo que se cree es la primera vez para un camporí de Conquistadores, todo el evento fue llevado a cabo sobre el agua.

Un pontón especialmente construido para la ocasión, sobre el río Sepik en Papúa Nueva Guinea, fue el sitio del camporí de una semana, llevado a cabo en diciembre de 2017. La estructura de 50 por 40 metros ubicó a los 350 Conquistadores y dirigentes, lo que incluyó 47 tiendas de campaña.

El lema del camporí fue apropiadamente “Flotar en los brazos de Dios”. Cuatro clubes de Conquistadores participaron de 22 actividades acuáticas.

Patrick Maru, coordinador de jóvenes del Distrito Amunti en la Misión de Sepik, dijo que la planificación del evento comenzó hace tres años. Él quiso hacer un cambio al estilo de camporí tradicional.

“El programa comenzó oficialmente con el director de jóvenes, el pastor Missikaram Guguna, asistido por el orador invitado, el pastor Lessley Yamahune, director de mayordomía de la Misión Sepik, y secundado por el ‘hombre cocodrilo’, que simboliza a los habitantes del río Sepik”, dijo el señor Maru.

A pesar de un comienzo positivo, el camporí sufrió serios inconvenientes a comienzos del tercer día, cuando llegó una gran tormenta.

“La lluvia comenzó a caer con fuerza, y el viento a soplar, tirando abajo las tiendas”, dijo el señor Maru. “Los líderes corrían de aquí para allá con linternas, viendo que los jóvenes estuvieran bien”.

“Recordé el relato bíblico de Jesús y la tormenta, y eso me dio paz. Esa noche fría, lluviosa y ventosa, clamé a él por ayuda”.

La tormenta fue tan ponderosa que las grandes cuerdas y postes de bambú que sostenían que se quebraron, lo que hizo que comenzara a moverse. Afortunadamente, permaneció intacto y se movió unos 300 metros antes de frenarse en una bahía. Horas después a la mañana siguiente, dos canoas empujaron el pontón de regreso a su posición original.

“Los Conquistadores y los líderes han visto la mano poderosa de Dios durante la semana de campamento […], y estos Conquistadores tendrán una historia que contarles a sus hijos en el futuro”, dijo el señor Maru.

Para el fin del evento, 47 Conquistadores se habían bautizado en una pila bautismal en el centro del pontón.

El doctor Nick Cross, director de jóvenes de la División del Pacífico Sur, dijo que fue un evento único.

“Puede que haya sido la primera vez en el mundo que se llevó a cabo un camporí de Conquistadores en el agua”, dijo.